Un deficiente proceso de selección y evaluación del desempeño integral de los conductores en las empresas impacta significativamente en los indicadores de productividad y eficiencia de los recursos asignados en la operación vehicular, es por esto que recomendamos para su proceso de selección de conductores tener en cuenta los siguientes aspectos:

Uno de los  factores más importante dentro del proceso y que no tiene la relevancia que debería tener,  es validar el grado de compatibilidad de  los principios que tiene el postulante con los valores corporativos de la organización, es decir que sus actitudes  y comportamientos promuevan el cumplimiento de filosofías de gestión.

‘Es muy importante estructurar pruebas que permitan evaluar el nivel de conocimiento técnico en el vehículo’

De igual manera en el momento de validar los niveles de competencia y experticia del candidato en temas de maniobrabilidad y gestión de activos, es muy importante estructurar pruebas que permitan evaluar el nivel de conocimiento técnico en el vehículo, el cumplimiento de normatividad vigente y la implementación de metodologías de trabajo que generen valor agregado al cuidado y seguridad de la flota vehicular.

Este primer balance debe arrojar una aproximación significativa en el perfil deseado, generando un proceso de capacitación e inducción que le permita al nuevo conductor dar cumplimiento a las expectativas trazadas en el cargo con proyección a la promesa de valor establecida con el cliente, buscando  una curva de aprendizaje corta, basada en un constante acompañamiento y retroalimentación de acciones realizadas.